viernes, 18 de julio de 2008

Paula Rearte


Pau tenía un sueño, llevaba consigo su conocimiento y su experiencia, trabajaba en Editorial San Pablo cuando la conocí. Sin pensarlo demasiado se lanzó a recorrer el camino de una mujer emprendedora, buscando ese ansiado equilibrio entre la vida profesional y familiar. Fue así que nació LOADING, la consultora de prensa y comunicación que hoy dirije.
Los primeros pasos los dió con miedo, con incertidumbre, con esperanza pero sobre todas las cosas con la convicción que si podía hacerlo, que debía, que tenía la capacidad suficiente para llevar a cabo su propio proyecto. Tenía en claro que no estaba dispuesta a tirar por la borda tantas horas de estudio y que no iba a resignar la infancia de su hijo por un trabajo.
El primer paso fue identificar aquello que le apasionaba, porque sin amor nada sale bien, entonces descubrió una fuerte atracción por el arte de generar noticias, por estar en contacto con los periodistas y convertirse en una fuente de información para ellos.
Comenzó realizando difusión de prensa para editoriales, ya que su experiencia provenía del mundo de los libros, pero rápidamente se amplió el espectro hacia otros rubros que van desde productoras de artículos de diseño hasta organizaciones no gubernamentales.
Los mismos clientes fueron los que la llevaron a extender los servicios que ofrecía, y debió ampliar el equipo. Para ello realizó alianzas estratégicas con profesionales en marketing, en diseño gráfico, en programación web y en organización de eventos, para poder ofrecer un asesoramiento integral en comunicación.
Su primer cliente y el más difícil fué su propia empresa y no fue una tarea sencilla. En primer lugar, debió abstraerse de todos los sentimientos que había adquirido por el proyecto para poder realizar un análisis objetivo de la situación en la cual se encontraba. Se posicionó como una clienta potencial de la consultora para descubrir cuales eran sus fortalezas y cuales sus debilidades. Observó el mercado, analizó la competencia y en base al diagnóstico obtenido, y, a los objetivos planteados desarrolló el plan de marketing y comunicación para difundir los servicios que ofrecía.
Al igual que el crecimiento de una flor, que nace siendo un capullo, donde se desarrolla y fortalece para abrirse lentamente al mundo, su empresa comenzó a tomar color, creció y se fortaleció dentro del capullo de la red de contactos, una herramienta fundamental para todo emprendedor. Ahora, que las raíces de esta flor se sienten fuertes, comenzó a abrirse lentamente para lucirse en el jardín de las consultoras en comunicación y prensa.



No hay comentarios: